De lo que se pide para el enfermo

jueves, 9 de septiembre de 2010







De lo que se pide para el enfermo

HADIZ

1. 906

Se transmitió de Aisha,(radiyallahu anha):

“Cuando un enfermo se quejaba al Profeta(sws), por

algo o porque tuviera alguna llaga o herida, 

entonces él tocaba la tierra con su dedo

índice y levantándolo después decía:

‘Bismillah, turbatu ardina, biriqatin baadina, 

yushfá bihi saquimuna, biidhni rabbina’.

(En el nombre de Allah, el polvo de nuestra tierra,

 con la saliva de algunos de nosotros, sanan nuestros enfermos,

 con el permiso de nuestro Señor).”*

Lo relataron Al Bujari y Muslim.

*De esta forma pedía el Profeta,(sws), la cura para los enfermos.

 Y los trataba con su saliva y barro purificado. Y así sanaban,

con el permiso de Allah y milagrosamente,

 por ser el Profeta,(sws), en especial.

2. 907

Y de la misma se transmitió:

“Que el Profeta,(sws), solía visitar algunos enfermos de

su familia y frotando con su mano derecha decía:

‘Allahumma rabba an nas, adhhibi al bas, 

ashfi anta ash shafi, la shifaa illa shifauka,

shifaan la yugádiru saqaman’.

(¡Allah, Señor de las gentes. Ahuyenta el mal y cura.

 Tú eres el que cura y no hay más cura que la Tuya. 

Cura a la que no escapa enfermedad alguna!).”

Lo relataron Al Bujari y Muslim.

3. 908

Se transmitió de Anás,(radiyallahu anhu), que le dijo a Zábit,

 Allah lo tenga en su misericordia:

“¿Quieres que te diga un talismán, 

como lo hacía el Mensajero de Allah,(sws)?*

Dijo: ‘Claro que sí’.

Dijo: ‘Allahumma rabba an nas, mudhhiba al bas, 

ashfi anta ash shafi, la sháfia illa

anta, shifaan la yugádiru saqaman’.

(¡Oh Allah, Señor de las gentes. Cura porque Tú eres 

el que curas y no hay otro sino Tú.

 Y es una cura a la que no escapa enfermedad alguna!).”

Lo relató Al Bujari.

*“Ar Ruquía” es el amuleto o talismán 

que como refugio o protección de Allah se dice

al que tiene alguna enfermedad.

Dice Al Qurtubí: El hadiz es una clara indicación 

de que el amuleto o talismán está permitido,

 ya que era conocido y usado entre los compañeros

del Profeta,(sws). Y por otra parte, los ulamas coinciden 

en su licitud si reúne tres condiciones:

1. Que sea con la Palabra de Allah, o sus nombres, o sus atributos.

2. Que sea en lengua árabe, o su mismo significado dicho en otra lengua.

3. Tener la firme creencia de que el amuleto no afecta en sí mismo, sino

que influye y beneficia por el poder de Allah,(swt).

 Y se recomienda que se haga con las expresiones 

contenidas en los hadices.

4. 909

Se transmitió de Saad Ibn Abi Waqqás,

(radiyallahu anhu), que dijo:

“Vino a visitarme el Profeta(sws), estando yo enfermo y dijo:

‘¡Oh Allah cura a Saad!’(tres veces).”

Lo relató Muslim.

5. 910

Se transmitió de Abu Abdallah Uzmán Ibn Abul As,

(radiyallahu anhu):

“Que se quejó al Mensajero de Allah, (sws), de un dolor

agudo que tenía en su cuerpo. 

Le dijo, pues, el Profeta, (sws):

‘Pon tu mano sobre la parte del cuerpo que

 te duela y di tres veces: Bismillah

(En el nombre de Allah)’.

Y di siete veces: ‘Aúdhu bi izzati Allah wa qudratihi min 

sharri ma áyidu wa uhádhir’.

(¡Me refugio en Allah, por Su Soberanía y Capacidad, 

del mal que tengo o del que temo que sea!).”

Lo relató Muslim.

6. 911

Se transmitió de Ibn Abbás,

(radiyallahu anhu), que dijo el Profeta(sws) :

“Si alguien visita a un enfermo al que no le

 haya llegado su plazo y dice ante él siete veces:

‘¡Asalu Allah Al Adhim, rabba al arsh Al Adhim an yashfiyaka!’.

(¡Pido a Allah, El Inmenso, Señor del gran Trono, que te cure!).

 Allah lo curará de esa enfermedad.”

Lo relataron Abu Daud y At Tirmidí.

Tomado del libro:El Jardín de los Justos 

Autor:El Imam Al-Nawawi

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada